Invertir en la reforma de tu casa es un paso importante, sobre todo porque representa una gran inversión económica. Ya sea que el cambio esté motivado por algún desperfecto que se debe reparar o porque deseas renovar el espacio, es posible obtener el mejor resultado posible invirtiendo sólo lo justo. Para evitar sorpresas desagradables al final, puedes aprovechar estos trucos para ahorrar en tu obra y conseguir justo lo que deseas. 

  • Cómo ahorrar con un buen diseño

La mayoría de las personas descarta de entrada la posibilidad de contratar los servicios de un arquitecto y/o un diseñador de interiores, pues lo consideran superfluo. La verdad es que estos profesionales son expertos en la optimización del espacio y tienen el conocimiento necesario para guiarte en la elección de materiales, acabados y distribuciones que pueden reducir en gran medida el precio final de la reforma. 

Un buen diseño puede ser el primer paso para reducir tu presupuesto y mejorar los acabados, materiales y estética. Algo tan simple como un diseño de iluminación pensado de forma que aproveches la luz natural puede ayudarte a ahorrar dinero en electricidad a futuro. Obtendrás tu obra ideal por menos de lo que imaginas. 

  • Ahorrar en espacio con mi reforma

Es posible que tengas claro el resultado, aquello que quieres lograr con la reforma; pero a menos que tengas conocimiento en el área de la construcción y diseño de interiores, puede que no sepas muy bien cómo alcanzar ese resultado. Un arquitecto puede ayudarte a mejorar la distribución del espacio, optimizando su función y empleando los recursos existentes para obtener el resultado que deseas sin tener que invertir tanto. 

Si quieres ahorrar espacio, considera contratar a un profesional que te asesore con un buen diseño. Ellos tienen el conocimiento para aprovechar el espacio al máximo, podrían evitar que tengas gastos extra a futuro y hasta podrían encargarse de los detalles como controlar plazos de ejecución y la dirección de la obra.

  • Ahorrar dinero con mi reforma

Si hay un espacio difícil, recovecos sin utilizar o si tienes que mandar a hacer muebles a medida por la forma del espacio o si el sistema de climatización no funciona de forma eficiente por los materiales empleados en la reforma, estarás perdiendo dinero a largo plazo. 

Una forma de ahorrar dinero con la reforma es construir utilizando materiales de alta calidad, sobre todo cuando se trata de instalaciones internas. Si escatimas en la compra de tuberías de agua, por ejemplo, en algunos años tendrías que volver a invertir en una gran reforma pues habría que romper todo para poder reemplazar una tubería averiada. Otra forma de ahorrar dinero con la reforma es mejorar el aislamiento, pues esto optimiza el gasto energético en el hogar. Esto tendrá un impacto a largo plazo en las facturas de electricidad o gas.

Al hacer cualquier reforma la planificación es el gran secreto para ahorrar espacio y dinero. Invierte tiempo en pedir presupuestos, compararlos, asesórate con profesionales y busca el apoyo de empresas de reformas integrales, que sean capaces de atender tus necesidades particulares y que sean tus aliados para obtener la mejor calidad al menor precio. 

Call Now Button
WhatsApp chat